¿La Pizza es Saludable?

Como uno de los platos más populares del mundo, la pizza se ha encontrado en el centro de las discusiones sobre los beneficios y desventajas de su consumo. Muchos científicos probaron el impacto y los efectos a largo plazo de la pizza en nuestro metabolismo. Uno de los conceptos erróneos más comunes sobre la pizza es que es parte de la llamada "comida rápida".

Compartir en Pinterest
Comparte esta web

Beneficios de la Pizza


Pizza y salud - Freepik

En realidad, la pizza puede ser una comida muy nutritiva que puede proporcionar el sustento adecuado a nuestro cuerpo y metabolismo. Este artículo intentará describir algunos de los ingredientes más notables de la pizza, y sus efectos positivos y negativos.

La salsa de tomate representa uno de los componentes básicos y más utilizados en la cobertura de la pizza. En su estructura, el tomate contiene licopeno (los tomates procesados en la salsa tienen más licopeno que los no procesados) que es conocido como un poderoso antioxidante que ayuda en la lucha contra muchos tipos diferentes de cáncer.

Los estudios han demostrado que las personas que comen pizza al menos una vez a la semana tienen menos posibilidades de enfermar de varios tipos de cáncer (boca, estómago, pulmón, próstata y más). El orégano es una buena fuente de vitamina K, manganeso, fibra y aceites, favorece la apoptosis de células cancerígenas de mama y es un probado antiinflamatorio.

Algunos de los otros ingredientes tienen un efecto positivo en nuestro metabolismo. El aceite de oliva reduce el colesterol malo y aumenta el bueno y previene las enfermedades del corazón. El queso mozzarella es rico en grasas, proteínas, calcio y sodio, el ajo es rico en selenio, manganeso, vitamina C y otros compuestos beneficiosos.

Consejos para elaborar una pizza más saludable

Las personas que están a dieta pueden descubrir que la pizza vegetal o la hecha con aceitunas, aceite de oliva y pescado representan una de las mejores comidas dietéticas de la tierra. Se pueden hacer de tal manera que tengan un gran sabor y aún así presenten bajas cantidades de grasa y colesterol que normalmente se asocian a las comidas con carne y queso. Las coberturas de queso en las pizzas son también una excelente fuente de calcio, que reduce la posibilidad de cáncer de colon.

Sin embargo, para una dieta más saludable recomendamos reducir la cantidad de queso (después de todo tiene una alta cantidad de grasa), y en su lugar usar más salsa de tomate. La buena combinación de la masa, el queso y los ingredientes puede ser utilizada para crear una pizza saludable que seguramente será buena para todo el organismo

Aunque muchos tratan de poner la pizza en el grupo de "comida rápida", la pizza creada de manera adecuada, con ingredientes de calidad puede ser clasificada definitivamente como "comida saludable". La receta para una pizza así puede consistir en utilizar masa hecha a partir de harina de trigo entero, aceite de oliva extra virgen, una cantidad limitada de queso, sin sal extra, y cubrirla con carne magra, anchoas, verduras y/o frutas.

Además de el queso y otros ingredientes con alto contenido en grasas, también debe vigilarse que la masa es donde habitualmente se encuentra el mayor aporte en carbohidratos (y por tanto en calorías). Si bien los hidratos de carbono no tienen porqué ser una mala fuente de energía, si queremos hacer una pizza más saludable, es mejor elaborar pizzas de menor tamaño o aplanar la masa para que con una menor cantidad tengamos la misma superficie.

El problema de las pizzas congeladas o de grandes marcas

La comida rápida y la obesidad - Freepik

Hemos hablado de los beneficios de esta comida y la forma de hacerla más sana. Pero ojo, pueden surgir problemas de salud si la pizza se hace sin tener en cuenta su calidad final (ingredientes de mala calidad, malas recetas, etc.).

Las pizzas congeladas y las creadas en grandes cadenas de pizzas han sido criticadas en el pasado por sus cantidades altas de sal, grasas y calorías. Una de las cadenas de pizzas más grandes del mundo, Pizza Hut, durante un período de tiempo vendía alimentos que contenían más del doble de la cantidad diaria recomendada de sal para un adulto.

Ya sea la pizza que puedes encontrar en un estante de tu supermercado, como esa que pides los sábados para que te la traigan a casa, han sido pensadas para satisfacer al consumidor. Habitualmente esto consiste en incluir ingredientes con un gran contenido calórico y que posiblemente, en otro contexto, considerarías excesivo.

Por ello, y aunque una comida copiosa (muy) de vez en cuando no haga daño a nadie, creemos que la mejor manera de comer pizza es elaborarla en casa seleccionando nosotros mismos cómo hacerla y con qué.

Si te ha gustado esta guía quizás puedan interesarte también estas:

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest