Cómo hacer salsa de tomate casera 🍅

Si hay algo que marca la diferencia en una buena pizza, además de la masa, es una buena salsa. Aunque en un principio pueda parecer algo simple y sin complicación, debes saber que factores como la humedad, la acidez o su textura pueden afectar en gran medida a la calidad final de tu pizza.

Compartir en Pinterest
Comparte esta web

Salsa de tomate casera para la pizza


Cómo hacer salsa de tomate casera para pizzas - Marco Verch para Flickr

Tradicionalmente la salsa de tomate para la pizza en Italia es algo muy simple. Los tomates (sin piel) se exprimen y luego se colocan sobre la pizza, a menudo añadiendo una pizca de sal una vez que ha sido extendida.

De ahí la pregunta, ¿qué pasa si lo hago así, estará bien? Tenemos que considerar algunos factores: los tomates que se usan en Italia suelen ser del tipo "San Marzano", un tipo de tomate con un sabor más concentrado y siempre muy maduros (algo que le da a la salsa un dulzor extra).

Además, las pizzas italianas se cocinan en hornos extremadamente calientes (alrededor de 480ºC), lo que en sí mismo seca el exceso de agua que contiene la salsa y la deja refinada y concentrada de la mejor manera posible.

Así que nuestra opinión es: si tienes los tomates adecuados y el horno a la temperatura correcta, no hay razón para no hacerla como los italianos, después de todo es una salsa muy práctica y rápida. Algo digno de mención es que cada tipo de tomate tiene una concentración específica de agua. Lo ideal es usar tomates italianos que suelen tener la medida correcta de agua para una buena salsa.

Si no se dispone de este tipo de tomates, algo completamente normal, una alternativa es usar tomates de locales pero “perfeccionar” la salsa antes de usarla. Por eso, vamos a intentar facilitarle la vida a nuestros lectores compartiendo nuestra receta de salsa de pizza casera.

Estamos seguros de que después de probar una buena salsa casera recién hecha, nunca más tendrás ganas de comprar una salsa preparada de supermercado. Una buena salsa es, sin duda, uno de los principales factores de éxito de una buena pizza. Así que empecemos.

Ingredientes


  • 8 tomates maduros y pelados (a ser posible variedades de tomates italianos)
  • 1 y 1/2 cucharadita de azúcar (o media de bicarbonato si no quieres agregar calorías)
  • 1 cucharadita de sal
  • Hojas de albahaca al gusto

Preparación

🥘 Preparación

10 minutos

⏲️ Cocción

Hasta 40 minutos
sólo si es necesario

👩‍🍳 Dificultad

Baja

🍽️ Raciones

Para 4 pizzas grandes

Consejos


Si vas a usar tomates frescos, usa tomates maduros. Cuanto más maduro sea el tomate, más sabroso será. Una alternativa muy práctica son los tomates pelados en lata que se encuentran fácilmente en los supermercados. Además de estar muy maduros, ya vienen con la cantidad adecuada de líquido.

Una forma práctica y rápida de pelar los tomates frescos es: después de quitar la parte seca del tomate (donde se encuentra el tallo del tomate) hacer 2 cortes transversales en el extremo opuesto y colocar los tomates en el microondas durante unos 5 minutos. Después de eso la piel se desprenderá sin dificultad.

Si no se dispone de microondas, se pueden hervir durante unos 5 minutos hasta que la piel empiece a arrugarse de forma natural y luego se ponen en agua helada. Aquí hay un video que ilustra el proceso:

Paso a Paso

Si te ha gustado esta receta quizás puedan interesarte también estas:

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest